PRESENTACIÓN DE EL ANUARIO NÚMERO VEINTE
DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO
SEGUNDA ÉPOCA


Anuario 2020 (pdf 18 Mb)
.
.
.

El año 2020 será siempre recordado por una crisis sanitaria de escala planetaria, producto de una pandemia que ha agitado de manera muy especial
nuestras conciencias, ante su efecto devastador. Insertarse en esta realidad
desde una actitud activa que mostrara más que nunca la trascendencia de
una función social divulgadora de la cultura, ha supuesto el principal reto de
la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, en estos meses tan difíciles.

La Academia ha entendido bien estos momentos de naufragio, de incertidumbre, desde una conciencia orteguiana no tanto de reflexión sobre sí
misma, sino de actuación, una búsqueda espontánea de salvación consistente
en acentuar el propio movimiento, en sentirse actuando, expresando una voluntad de hacer. La cultura como salvación del naufragio vital, y que nos permite vivir con un sentido, «evitando la tragedia o el envilecimiento».

La Academia se ha planteado, ha emprendido y ha desarrollado proyectos a lo largo del año, proyectos con atractivo suficiente que han motivado,
activado y dirigido sus actuaciones. Porque la creatividad siempre siente deseos e inventa motivos para actuar, sabiendo del obligado diálogo con las
circunstancias. Se ha demostrado, como asegura el pensador José Antonio
Marina, que «gran parte de la tarea creadora va a consistir en una hábil gestión de las restricciones».

Así pues, las actividades presenciales de la Academia se han visto en general mermadas, pero gracias al compromiso individual y colectivo de los
Académicos, se ha ido constatando que, entre otras cosas, la cultura es un repertorio de proyectos elaborados a lo largo del tiempo. Los obstáculos se han
ido venciendo desde la necesidad, y también desde la obligación, de ser consecuente con la condición Académica. Esta publicación es fiel testigo, una
vez más, de esta victoria.

Así, la Academia ha tomado conciencia más que nunca de su condición
como institución de cultura, y asumiendo con energía las limitaciones del
contexto, se ha llenado de oxígeno.

En concreto, este Anuario nº 20 (2ª época) presenta una portada diseñada por su Director, basada en la obra «El Astrónomo», pintada por el holandés Johannes Vermeer en 1668. La interpretación particular de esta obra estriba en la sustitución del globo celeste que aparece en el cuadro por una imagen del virus de la Covid-19. Se constata así la capacidad sintética y expresiva que el arte posee para plasmar, en este caso, la curiosidad, el respeto y el asombro de la ciencia frente a lo desconocido. La Academia quiere así dejar testimonio plástico de una realidad pandémica que ha cambiado, a lo largo del año 2020, nuestra forma de percibir y de estar en el mundo.

En el año 2020 tuvo lugar un hecho trascendental para la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo: la inauguración de su Nueva Sede en el Palacio de la Aduana-Museo de Málaga.
Por fin la Academia pudo tomar posesión del espacio que siempre tuvo reservado para ella, un espacio amplio, moderno y verdaderamente representativo, que denota la importancia y la categoría de la Institución.

El año vino también presidido por varios aniversarios importantes que dieron lugar a actividades relevantes en las que participaron nuestros Académicos, haciéndose eco el Anuario de todas ellas. En primer lugar, destaca el 250 aniversario del nacimiento de Ludwig van Beethoven, que unido al décimo aniversario de la muerte del que fuera gran poeta y Presidente de la Academia, Alfonso Canales, ha dado lugar a la edición del magnífico libro titulado Grosse Fuge. Gran Fuga. Beethoven-Canales-Cabradeluna. En este cuidado ejemplar, con una tirada de 300 ejemplares numerados, se recoge la partitura Grosse Fuge (Op. 133) del músico alemán, la reproducción del libro de artista Gran Fuga, que presenta el poema de Alfonso Canales inspirado en la obra beethoveniana, y una serie de ocho grabados al aguatinta de José Manuel Cabra de Luna que acompañaron al poema en el libro de artista reproducido. Una edición de nuestra Real Academia con cuidado diseño del Académico Sebastián García Garrido.

También cabe destacar la edición del ejemplar de la colección Los libros de la Academia, titulado Galdós en su centenario —desde Málaga—, conmemorativo del centenario de la muerte del gran escritor español, en el que ejercieron como editores los académicos Elías de Mateo y Francisco Ruiz Noguera. Nos consta que en este momento, seis meses más tarde de su presentación, el libro ha tenido un gran éxito y su edición está prácticamente agotada.

Resultó asimismo relevante la conmemoración del milenario nacimiento de Ibn Gabirol, importante filósofo y poeta hispano-judío andalusí, recordado y analizado en la conferencia titulada «Ibn Gabirol, conmemorando el milenario». Esta conferencia fue impartida desde el Salón de Actos de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo por su Presidente, D. José Manuel Cabra de Luna, con motivo del acto de apertura del curso 2020-21.

También resultó notable el homenaje a la escritora, poetisa y Académica Mª Victoria Atencia, a raíz de la presentación de su obra Semilla del Antiguo Testamento, editado por la Fundación CEM (Cultura, Economía y Medio Ambiente).

El capítulo «Colaboraciones de Académicos» presenta diversas miradas sobre temas de arquitectura, museografía, arqueología, pintura, tipografía o aspectos relacionados con la Historia de Málaga. En cuanto a la sección de 10 «Colaboraciones externas», que cada año continúa dando muestras de gran vitalidad, aporta diversas reflexiones sobre música, arqueología, o sobre hechos históricos y personajes ligados a la cultura malagueña.

El apartado de «Informes, Discursos y Conferencias» contribuye, como siempre, a divulgar la opinión cualificada que tienen nuestros Académicos sobre cuestiones que afectan a la conservación del Patrimonio, y que resultan especialmente importantes para la ciudad y el territorio. A su vez, el capítulo de «Reseñas y Críticas» destaca y comenta exposiciones y acontecimientos significativos, destacando este año una recopilación de felicitaciones de diversas personalidades al ilustre pintor y Académico de Honor, D. Félix Revello de Toro, por su 94 cumpleaños.

La «Crónica Anual», junto a las actividades más representativas de los miembros de la Academia a lo largo del año, destaca de nuevo la importancia que ya han adquirido en la cultura malagueña los «Premios Málaga de Investigación», cada año con una participación más numerosa y cualificada, y recoge, como homenaje a Alfonso Canales, una serie de contribuciones realizadas por Académicos sobre la figura del poeta. También resulta significativo el apartado dedicado al 250 aniversario de la muerte de Beethoven, con textos del barítono Carlos Álvarez, de José Manuel Cabra de Luna y de Mª José Jiménez Tomé.

En este año tan peculiar, la actividad académica, en su faceta más creativa, viene recogida en una nueva sección de la Crónica anual, denominada «Días de la Pandemia», donde se recogen diversos trabajos pictóricos, poéticos y literarios de los Académicos realizados durante el periodo de confinamiento domiciliario a causa de la crisis sanitaria. Una muestra inequívoca de la creatividad y constante compromiso con el arte y la cultura de los miembros de la Academia, a la que también se sumaron diversos Académicos Correspondientes.

Finalmente, en el capítulo de «Memoria y Recuerdos» se evocan las figuras de Joaquín Cestino, Joaquín Verissimo, Manuel Sotomayor y Julio Diamante. Por todo ello, el Anuario 2020 de la Academia continúa haciendo patente su vocación de vehículo de comunicación social y divulgación de la Cultura, mostrándose a través del trabajo y el esfuerzo de sus Académicos, siempre desde la mayor calidad posible. Esta publicación continúa siendo un lugar de encuentro, un espejo donde mirarse, testimonio periódico de la excelencia y el buen hacer al que aspiran siempre las actividades de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo.

JOSÉ MANUEL CABRA DE LUNA
Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo

JAVIER BONED PURKISS
Director del Anuario

PRESENTACIÓN DE EL ANUARIO NÚMERO DIECINUEVE DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO. SEGUNDA ÉPOCA


ANUARIO 2019
Anuario 2019 (pdf 40 Mb)

El contenido de esta publicación va referido, como en su propio título se expresa, a la anualidad pasada, a las actividades, publicaciones, estudios e intervenciones que los Académicos y la propia Academia han celebrado a lo largo de 2019. Mas, lógicamente, la recopilación de todo ese material, su ordenación temática y la estructuración formal de todo ello se realiza en el año de su aparición, en este caso, en el corriente 2020.

Quiero decir con todo ello que, cuando estaba preparándose para entrar en imprenta la publicación, ha irrumpido en nuestras vidas, con un extraordinario y perverso efecto devastador, el COVID 19. Todo se ha trastocado. Las imprentas se han cerrado, los despachos de los profesionales que nos asesoran y asisten para la realización de este Anuario han tenido que ser también clausurados y a los mismos Académicos y colaboradores nos ha sido materialmente imposible reunir en propia mano todo el material requerido, ya porque estaban en despachos a los que no se tenía acceso, ya porque sus autores no alcanzábamos a poder servirnos de las tecnologías hasta el punto de suplir la imposibilidad de realizar reuniones presenciales con nuestros asesores de diseño y maquetación.

Todo ello, se ha constituido como un gran obstáculo que sólo ha podido ser vencido gracias a la tenacidad y esfuerzo del cofirmante de este editorial, el director del Anuario académico de número don Javier Boned y de nuestro diseñador y maquetador Antonio Herráiz.

Pero quizá en este tiempo de turbación es más necesario que nunca hablar de la cultura. Decía el flamante Premio Nobel Bob Dylan, en memorable canción, que «los tiempos están cambiando»; hoy podemos afirmar que los tiempos han cambiado y el revulsivo que esta pandemia ha supuesto para el hombre y para su vida futura, nos lleva a afirmar que la cultura, ahora, se hace más necesaria que nunca. Porque si una «revolución natural» como la pandemia del Covid 19 ha cambiado nuestro horizonte vital ya para siempre, la necesidad de la cultura aflora por doquier, el hombre necesita de ella para poder habitar la tierra y para que el vivir se haga soportable e incluso ilusionante. No en vano, Heidegger evoca las palabras de Hölderlin al decir que «pleno de méritos, mas poéticamente es como el hombre habita la tierra».

Ese gran escritor, filósofo y moralista que fue Albert Camus, inolvidable Premio Nobel, escribió una breve narración a la que tituló «La peste», que trata de un episodio de esa epidemia que sucede en Orán. Al final de la obra, pone en boca del narrador, el doctor Rieux, una frase que especialmente en estos días no debemos olvidar y que dice así: «… hay algo que se aprende en medio de las plagas: que hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio». Quedémonos con esa afirmación del personaje de Camus e intentemos, a través de la cultura, hacer cosas que sean dignas de admiración más que de desprecio. Esa es nuestra obligación en estos momentos.

Dichosos seríamos si proporcionásemos a nuestros amables lectores con el contenido de este Anuario, una ayuda para caminar de la mano de la cultura en estos tiempos de indigencia. En una reciente entrevista, el admirable pintor inglés David Hockney ha dicho: «No me planteo si la pintura puede cambiar el mundo, pero por experiencia sé que el arte puede aliviar la desesperación. A los ciegos al arte hay que sacudirlos para despertarlos». No es vana aspiración y a ella nos acogemos.

En concreto, este Anuario no 19 (2ª época) presenta una portada diseñada por nuestro Académico Correspondiente en Madrid, D. Emilio Gil, y que con gran originalidad alude al centenario del nacimiento de la Bauhaus, aquella revolucionaria Escuela de Diseño y Artes Aplicadas que nació en 1919, en la República de Weimar. No pueden concebirse multitud de objetos que hoy día acompañan nuestra vida cotidiana sin las ideas que fructificaron en aquella Escuela. En este sentido el Anuario 2019 recoge un resumen de las conferencias impartidas en el ciclo «100 años de la Bauhaus», organizado por la Academia, jornadas que supusieron un rotundo éxito y contaron con una excelente repercusión en la vida cultural de la ciudad.

También se recuerda, a través de un artículo sobre la nueva arquitectura berlinesa en la década de los 90, el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, que en 1989 supuso una verdadera convulsión tanto política como cultural, inaugurando una nueva era y abriendo el camino para la reunificación alemana. El mítico «telón de acero» desaparecía por fin como frontera ideológica que parecía insalvable, como herida imborrable en el corazón de una ciudad que fue capital de la cultura del siglo XX en muchos aspectos.

El capítulo «Colaboraciones de Académicos» presenta diversas miradas sobre temas de arquitectura, museografía, cine, arqueología o pintura, y el de «Colaboraciones externas», que cada año sigue dando muestras de gran vitalidad, complementa estos artículos con otros musicales y literarios.

El apartado de «Informes Académicos» contribuye, como siempre, a divulgar la opinión cualificada que tienen nuestros Académicos sobre cuestiones que afectan a la conservación de nuestro Patrimonio, y que resultan especialmente importantes para la ciudad y el territorio. A su vez, el capítulo de «Reseñas y Críticas» destaca y comenta exposiciones y acontecimientos cinematográficos significativos.

En los «Actos relevantes de la Academia» se recogen las tomas de po- sesión de nuestros Académicos correspondientes, y eventos tan importantes como la entrega de la Medalla de Honor de la Academia a Da Elvira Roca.

La «Crónica Anual» destaca la importancia que ya han adquirido en la 10 cultura malagueña los «Premios Málaga de Investigación», cada año con una participación más numerosa y cualificada, y adquiere especial relevancia en el capítulo el informe sobre el legado que el cineasta D. Julio Diamante ha donado a la Universidad de Málaga, a instancias de nuestra Academia, representada en todo el proceso por el académico de número don Carlos Taillefer.

En el capítulo de Memoria y Recuerdos evocamos especialmente a nuestros Académicos fallecidos a finales de año, D. Eugenio Chicano y D. Manuel Gámez, así como a nuestros Académicos Correspondientes D. Manuel Alvar y D. Antonio Bonet.

A través de su Anuario, la Academia continúa expresando su obligación de comunicarse con la sociedad para mejorarla desde la cultura, acometiendo esta labor con el trabajo y el esfuerzo de sus Académicos, y mostrándose siempre desde la mayor calidad posible. Esta publicación es un lugar privilegiado de encuentro, un proyecto en constante evolución, fruto de la expansión sociocultural y el buen hacer que presiden las actividades de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo.

JOSÉ MANUEL CABRA DE LUNA
Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo

JAVIER BONED PURKISS
Director del Anuario

PRESENTACIÓN DE EL ANUARIO NÚMERO DIECIOCHO DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO. SEGUNDA ÉPOCA


ANUARIO 2018
Anuario 2018 (pdf 38 Mb)

Este anuario número 18 (segunda época) de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, correspondiente al año 2018, se nos ofrece como una publicación plena de contenidos y cada día más abierta a las muy diferentes materias y modos en los que los que las Bellas Artes se manifiestan.

La rigidez clasificatoria en que las actividades artísticas se estructuraban en el tiempo en que las Academias nacieron, se ha flexibilizado hoy hasta extremos de máxima amplitud. Se ha producido una hibridación continuada de un arte con otro, de un modo con el que antes era su opuesto, hasta el punto de que las distintas disciplinas artísticas se nos presentan y aparecen como el re- sultado de una mezcla compleja de tradición y modernidad tecnológica.

Otros son los tiempos y otras las perspectivas de visión. No es raro ver en los departamentos de estudios de las artes cómo se utiliza la información que proporcionan los big data y los algoritmos de la alta matemática. Todo ello nos está facilitando otra forma de mirar el arte, porque nos está descubriendo capas estructurales y morfologías que permanecían ocultas hasta ahora.

Por otra parte, la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo no puede permanecer ajena a estas nuevas realidades y abre las páginas de su Anuario a ellas, y al tiempo que lo hace a los estudios académicos más rigurosos de sus propios miembros, también da cabida a quienes desde «extramuros» de nuestra Institución se dedican a pensar sobre las artes, a reflexionar sobre ellas, ya desde el estudio, ya desde su práctica.

Estas colaboraciones externas, apuntadas ya en números anteriores, conforman hoy un importante segmento de la oferta del Anuario y en ellas tiene la Academia la voluntad de perseverar.

La Institución Académica ha de ser lugar de estudio y excelencia, mas no puede consumirse en sí, mirarse sólo a sí misma. Porque una cosa es la reflexión sosegada, fruto de una internalización del conocimiento y otra muy diferente el encerrarse entre unas paredes que, por nobles y cargadas de tradición y conocimiento que estén, son siempre un ámbito cerrado en el que hay que abrir las ventanas. El Anuario es nuestra mejor ventana, una enorme cristalera desde la que puede contemplarse qué ha hecho la Academia en la anualidad pasada, al tiempo que pone a disposición de la sociedad entera sus estudios y reflexiones, ofreciéndolos al común y para todos.

En concreto, este Anuario no 18 (2a época) presenta la portada titulada «Va-
riaciones sobre un yelmo corintio», una recreación de carácter pop (sobre dibujo original de Álvaro Hervás Crespo) del yelmo encontrado junto a la «Tumba del Guerrero», actualmente en la colección arqueológica del Museo de Málaga. Este importante hallazgo de la época protohistórica de la ciudad representa una de sus más importantes señas de identidad, y ha sido tema principal del discurso de ingreso de nuestro Académico Correspondiente en Perugia, D. Mario Torelli.

En cuanto a los contenidos significativos de este Anuario, el año 2018 confirma el 50 aniversario de la revuelta estudiantil parisina del mayo del 68, cuestión que ha sido recogida en diversos artículos y referencias. Esta revuelta supuso una manifestación radical de hartazgo hacia la sociedad imperante, producto de un intenso malestar cultural, propio del desarrollo de un mundo que fue considerado traumático para la condición humana. Fue una revuelta más cultural que política, que pugnó por sacar a la luz la acti- tud expresionista del disgusto, y que de alguna manera huía hacia lo utópico. Después de las utopías futurológicas de la modernidad, se planteaba el com- promiso de desvelar los significados del contexto cultural, social y político, interpretándolo en su conjunto. A esto contribuyeron decisivamente los pen- sadores situacionistas y post-estructuralistas, quienes, en una suerte de en- mienda a la totalidad de la evolución de la modernidad, sentaron las bases del pensamiento crítico contemporáneo.

Por lo demás, en la publicación se han referenciado las numerosas tomas de posesión de nuestros Académicos correspondientes, y las colaboraciones internas de Académicos han resultado intensas y variadas, en forma de artículos, reseñas, informes o críticas.

El capítulo de colaboraciones externas se sigue afianzando año tras año con la gran calidad de las aportaciones, muestra evidente del interés que ha suscitado esta publicación en el mundo científico, artístico y cultural.

En la Crónica Anual destaca la importancia que han adquirido los «Pre- mios Málaga de Investigación», cada vez con una participación más alta y cualificada, y en el capítulo de Memoria y Recuerdos destaca el homenaje de última hora dedicado a nuestro Académico D. Manuel Alcántara, fallecido el pasado mes de abril.

En definitiva, un número más de este Anuario en su segunda época, que se sigue consolidando como publicación científica, y que continúa generando cada vez más expectativas. Su carácter es el de un lugar privilegiado de en- cuentro para todos los Académicos, y una nueva muestra de la solvencia, la expansión y el carácter contemporáneo que presiden actualmente las activi- dades de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo.

JOSÉ MANUEL CABRA DE LUNA
Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo

JAVIER BONED PURKISS
Director del Anuario

PRESENTACIÓN DEL ANUARIO Nº 17 DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO. SEGUNDA ÉPOCA


ANUARIO 2016
Anuario 2017 (pdf 22 Mb)

El Anuario nº 17 (segunda época) de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, correspondiente al año 2017, se nos presenta con gran riqueza en contenidos, confirmando su vocación de publicación científica, siendo numerosas y variadas las colaboraciones de los Académicos. Las Bellas Artes han sido ampliamente contempladas en sus diversas manifestaciones y disciplinas, así como los estudios, informes, reseñas y críticas sobre todas ellas.

La portada del Anuario hace referencia a un fenómeno que ha ido conformando estos últimos años la cultura de Málaga, y que ha terminado de acuñar una nueva frase con la que definir a nuestra ciudad: Málaga «ciudad de museos». Puede parecer pretenciosa, pero no lo es, toda vez que constata una realidad. La estrategia cultural y la innovación en las que ha fundamentado su regeneración, su transformación social y económica, pasando desde una cierta decadencia hasta un novedoso modelo, ha sido espectacular hasta el punto de convertirse en objeto de estudio en los análisis de los procesos de transformación y los nuevos retos a los que las ciudades se enfrentan.

Ciertamente Málaga se ha convertido en una ciudad de museos y con ello su actividad cultural se ha enriquecido extraordinariamente. El fenómeno no se puede enfocar tan sólo, como con frecuencia erróneamente se hace, desde la perspectiva de una oferta cultural para nuestros visitantes, sino muy especialmente como una vía estratégica de ciudad que cambia y se moderniza a partir de un profundo cambio cultural.

En sociedades complejas como la que vivimos, periclitados los relatos religiosos como conformadores de la imagen del mundo en Occidente, la cultura se ha convertido en el mayor instrumento de cohesión social, en el elemento generador de un substrato en el que sustentar a la sociedad, en el que ésta reconoce sus puntos en común, sus fundamentos. Y todo ello es consecuencia de que en este proceso se ha partido de una profundización en la real naturaleza de esta ciudad abierta, cosmopolita y que ha asumido su lugar en un mundo globalizado. Esa imagen de sí, impregna de autenticidad nuestros logros. Es todo lo contrario a hacer «cultura para el turismo», se trata de fomentar las condiciones para que la cultura nazca y se desarrolle, siendo esta cultura disfrutada, vivida y compartida.

EL ANUARIO Número diecisiete DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO, segunda época La Real Academia de Bellas Artes no debe permanecer ajena a esta extraordinaria circunstancia, ni dejar de felicitarse porque el camino de la cultura (con todas las críticas que se quieran hacer a ese camino) haya sido adoptado como una de las vías de transformación de la sociedad y de la ciudad de Málaga, y en este Anuario quiere hacer un reconocimiento a este esfuerzo colectivo que supone la «Málaga de los museos». Nuestra portada es un homenaje a ese conjunto de museos y a esa realidad de la ciudad, que también se enfatiza con la entrega de la Medalla de Oro de la Academia 2016 al Museo Picasso, y el interesante artículo que en el apartado de «Colaboraciones Externas» se dedica en este Anuario al Centro Pompidou Málaga.

Por otra parte, la actividad anual se ha centrado fundamentalmente en dos importantes ciclos de conferencias y actividades. Por un lado, el ciclo denominado «El arte en la Europa de las religiones. El barroco», ya que en 2017 se cumplieron quinientos años de la reforma luterana, que dio lugar al Concilio de Trento, donde la Iglesia católica fijó la legitimidad de las imágenes religiosas determinando el discurso del arte de la Edad Moderna. Por otro, el denominado «Octubre 1917, la invención del futuro», dedicado al Centenario de la Revolución rusa de Octubre de 1917, acontecimiento decisivo para el devenir del siglo XX en todos los órdenes, tanto políticos, como sociales, artísticos y culturales. Este ciclo ha sido organizado por la Academia de Bellas Artes de San Telmo junto con la Colección del Museo Ruso San Petersburgo de Málaga, contando con gran nivel en la participación y con alta repercusión en la ciudad.

El Anuario de la Academia sigue así su curso, generando expectativas, ilusiones, desvelando nuevos temas y conocimientos, estudios y críticas que van teniendo en él su acomodo. Se constata y confirma su carácter de publicación conocida y valorada científicamente, como lo demuestran las numerosas peticiones de colaboración externa que se han producido en 2017.

Una nueva muestra de la solvencia institucional y expansión cultural que presenta actualmente en Málaga la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo.

José Manuel Cabra de Luna Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo
Javier Boned Purkiss Director del Anuario

PRESENTACIÓN DEL ANUARIO Nº 16 DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO. SEGUNDA ÉPOCA

El Anuario no16 (segunda época) de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, correspondiente al año 2016, se nos presenta con un contenido de carácter amplio, lleno de sugerentes incorporaciones. Su estructura como re- vista científica se consolida desde los numerosos trabajos de los Académicos, que han respondido con la calidad habitual a la llamada de la escritura.

En este número las aportaciones han sido múltiples y abarcan todos los aspectos concernientes a las Bellas Artes. Además, su contenido se ha am pliado con un apartado de Colaboraciones Externas, que aportan nuevos y atractivos estudios sobre diversos temas.
Continuar leyendo «PRESENTACIÓN DEL ANUARIO Nº 16 DE LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN TELMO. SEGUNDA ÉPOCA»

El nuevo anuario de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo

El Anuario de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga inicia una nueva etapa, tras catorce años de una intensa y magnífica labor realizada desde su anterior dirección, llevada a cabo por D. José Manuel Cuenca Mendoza (Pepe Bornoy), al que no cabe sino felicitar y agradecer profundamente su trabajo.
El Anuario tiene que seguir su curso y cumplir su función como lugar de encuentro académico, con el difícil reto de mantener como mínimo la cali- dad de la herencia recibida y seguir propiciando, más allá de su carácter compilativo, una actitud científica de evolución e innovación que desarrolle y exponga con profundidad los aspectos más relevantes de la cultura y el arte. Se trata de seguir investigando, con más intensidad aún si cabe, en un tipo de discurso asociado a una figura fundamental: el Académico haciendo su trabajo, poniendo en marcha sus propios textos. El sentimiento académico urdido de deseo, de imaginario, a través de la escritura por la que siempre fluye la vida y en la que siempre se aprecian las señales de esa memoria singular, que se universaliza en la intención de lo que quisiéramos decir.
A lo largo de la vida académica los textos surgen en la cabeza de los sujetos dependiendo de un azar, y en esta trayectoria el Académico extrae del tesoro de la escritura las exhortaciones o los placeres de sus conocimientos. Porque como nos recuerda Emilio Lledó, «…con la temporalidad de la escritura se esboza otro dominio de preocupaciones en donde la palabra escrita, la tradición de las letras, se nos aparece como una jugosa solidificación de la memoria, como un territorio al que, aunque pasado, siempre podemos, gracias al sutil hilo de la escritura, regresar». Y es que la propia existencia individual estalla hacia otras fronteras, y se inmortaliza en ese río de solidaridad y diálogo.
La corriente de la escritura no es como el embalse de la lengua, un gran
seno materno del que nutrirse, sino sobre todo, voz individual, palabra personal. Escritura como función, como acto de solidaridad histórica, o como dice Roland Barthes, «…relación entre creación y sociedad, lenguaje literario transformado por su destino social, forma captada en su intención humana y unida así a la Historia». Existe una escritura «académica», que como todas las escrituras intelectuales, da un lugar privilegiado al lenguaje como signo autosuficiente de compromiso, de elección y de mantenimiento de esa elección, asumiendo como adquiridas todas sus razones. La escritura a la que se adhiere este Anuario es metáfora de la propia Academia; descubre su pasado y su presente, le proporciona una narración, muestra su situación comprometida sin tener que hacerla explícita.
Uno de los principales cometidos de la institución académica estriba entonces en poner en marcha sus propios «Textos». Textos que remiten a una idea lúdica de producción, que se producen según un movimiento serial de encabalgamientos, de variaciones y que resultan radicalmente simbólicos, porque toda obra cuya naturaleza sea íntegramente simbólica se concibe, percibe y recibe, como un Texto. El Texto es plural, es un tejido. Lo que perciben sus lectores es múltiple, procedente de sustancias y de planos heterogéneos, despegados, que provienen de códigos conocidos, pero cuya combinatoria es única, fundada en matices diferentes que sólo podrán repetirse como individualidad.
Por todas estas razones será el objeto principal del Anuario de esta Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga mostrar al Académico de la misma haciendo su trabajo, con voz propia, científica y llena de creatividad.

JAVIER BONED PURkISS
Director del Anuario 2015

El Anuario de la Academia, segunda época

Cuando una publicación inicia su segunda época es una buena señal y lo es porque implica permanencia en el tiempo y persistencia en sus principios —es decir, en su espíritu— y, a la vez, supone capacidad de transformación para adaptarse a días nuevos, a los retos que el siempre desafiante futuro de- para. Así ocurre, amable lector, con este número del Anuario de la Academia que tienes en tus manos.
Una importante primera etapa se cumplió bajo la dirección del académi- co Pepe Bornoy (que, además, era autor de su diseño, donde dejó su singular impronta artística). Pero ha llegado otro momento y lo importante es que el Anuario continúa, que sigue siendo el lugar en el que se reflejan las activida- des de la Academia y, sobre todo, el quehacer de los académicos.
Esta nueva edad del Anuario le hace aparecer con muy distinta imagen, una metamorfosis que le lleva a tener una presencia más sosegada y austera, mas contenida en lo formal, pero no menos rigurosa y científica en los tra- bajos que contiene. Nuestro Anuario aspira a continuar siendo una publica- ción de referencia en el ámbito que le es propio. Y estamos seguros de que lo ha de conseguir, lo consigue ya, bajo la dirección del profesor y arquitecto don Javier Boned Purkiss. Su profunda formación intelectual, su sereno ca- rácter y su amor al conocimiento ya impregnan las páginas de este número. No sería justo olvidar la ayuda que, en sus afanes editoriales, le presta el res- petado y reconocido arquitecto y Vicepresidente segundo de nuestra Institu- ción, don Ángel Asenjo Díaz. Debo, también, referirme a la labor de nueva concepción formal desarrollada por el diseñador don Antonio Herráiz que ha sabido imprimir a la publicación el sello de su siempre limpia elegancia. Estamos orgullosos del fruto de su esfuerzo común; aunque, como siempre, lector, eres tu quien debes de juzgarlo.

JOSÉ MANUEL CABRA DE LUNA
Presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo