Fiestas y mecenazgo en las relaciones culturales del Mediterráneo en la Edad Moderna

  • Autores: Rosario Camacho Martínez (coord.), Eduardo Asenjo Rubio (coord.), Belén Calderón Roca (coord.)
  • Edita: Ministerio de Economía, Industria y Competitividad
  • Año de publicación: 2012
  • País: España
  • Idioma: español
  • ISBN: 978-84-695-6469-1

El primer Congreso Internacional “Creación artística y mecenazgo en el desarrollo cultural del Mediterráneo en la Edad Moderna”, surge en el marco de las propuestas de investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación: los proyectos de I+D+I y las acciones complementarias a ellos anejas. El origen de esta actividad ha sido una Acción Complementaria1 concedida a través del Proyecto de Investigación “Tradición e innovación. La recepción de los modelos italianos en la periferia mediterránea, y su difusión. Andalucía durante la Edad Moderna”. Así, durante los días 9, 10 y 11 de Diciembre de 2010 nos hemos reunido en la Universidad de Málaga un grupo de investigadores de dicho proyecto, procedentes de las universidades de Almería, Jaén, Málaga, Palermo, Roma y Sevilla, contando con la colaboración de otros centros investigadores, también de ámbito nacional y europeo (universidades de Castilla-La Mancha, Complutense, Córdoba, Extremadura, Granada, Nápoles, así como otras áreas de investigación de la universidad de Málaga) que, a través de destacados investigadores interesados por los mismos temas, han podido desarrollar una red de trabajo que ha permitido establecer vínculos científicos para alcanzar importantes resultados.

El Congreso tuvo como objetivo prioritario profundizar en la trayectoria de los estudios sobre las relaciones entre Italia y España, una línea riquísima, plural y compleja, sobre la que se ha trabajado ampliamente pero que admite nuevas propuestas, permitiendo una contribución sobre los métodos y procesos de investigación aplicados a las diferentes áreas de conocimiento implicadas.

El Mediterráneo como espacio de cultura durante la Edad Moderna es la base de esta investigación. Hay un pasado común en el Mediterráneo en donde hombres y mujeres, tanto de la nobleza como del estamento religioso, incluso del pueblo, en las ciudades más importantes de estas áreas geográfi cas mantuvieron actitudes de mecenazgo jugando un papel destacado en la protección de artistas, en la llegada de maestros italianos para la ejecución de programas eclesiásticos o nobiliarios, en la promoción y circulación de las obras de arte, en el coleccionismo, sin olvidar el intercambio cultural que supusieron las relaciones diplomáticas. Los productos culturales a que han dado lugar han colaborado a comprender las diferentes mentalidades que se produjeron en un amplio proceso histórico.

El Congreso se planteó, pues, sobre el estudio de las relaciones de mecenazgo y su papel en la promoción de proyectos, creación de colecciones u objetos artísticos, no siempre conservados, pero el importante papel de documentos, como los inventarios o testamentos, ofrece una lectura de sumo interés para conocer el nivel social, cultural y artístico. Se ha pretendido profundizar en el análisis de determinadas familias que promovieron estas actividades de cultura, a veces como afirmación de poder y ostentación, con especial atención, desde la zona en la que nos encontramos, a los juedeoconversos. También a los religiosos, muchos de ellos personajes notables de la corte papal, sus acciones de mecenazgo aunque no todas fueron expresión de sus devociones, la nobleza que a través de sus propios palacios, galerías y patrimonio ofrece las señas de su identidad, los mensajes de la Corte a través del cuerpo diplomático, la utilización política de las obras de arte, sin olvidar al pueblo a través de corporaciones o cofradías. Todo ello determina el aprendizaje y el contacto entre maestros de diferentes países, y la presencia en España de obras tanto plásticas como arquitectónicas de gran interés.

Los estudios que aquí se presentan se han dividido en dos grandes bloques: “Linaje y promoción de las artes” se centra en el estudio de las familias, el ideal aristocrático, la formación humanística, la presencia española en Roma, la presión de la diplomacia, el coleccionismo, creaciones artísticas, el patronazgo, tanto nobiliario como eclesiástico y su incidencia en las ciudades, que permiten visualizar, la categoría social de los promotores.

En la segunda sección “Intercambios artísticos y culturales”, se pone de relieve el impacto en las artes plásticas y en la arquitectura de los modelos italianos en la periferia mediterránea, la hibridación con lo autóctono y también el efecto de las relaciones con la Corte; se revisan algunas tipologías derivadas de directrices de las órdenes religiosas desde Italia, determinadas fiestas que surgen como consecuencia de los preceptos de Trento y que tendrán su correspondencia en nuestro país, algunas con ampulosidad barroca, otras más sencillas, producto de intercambios a nivel popular y que suponen el cruce de miradas diferentes sobre una misma realidad.

Asimismo el viaje como vehículo de admiración de la cultura y el arte de Italia, el caso de Velázquez, y el viaje como medio de formación, los contenidos de algunos tratados e inventarios que son exponentes de los debates estéticos, o de las dificultades de interpretación de éstos a la hora de acometer las obras. Todo ello determina el aprendizaje y el contacto entre maestros de diferentes países, y la presencia en España de obras tanto plásticas como arquitectónicas exponentes de unas fructíferas relaciones. Además del Ministerio de Ciencia e Innovación, han colaborado la Universidad de Málaga, el Ministerio de Educación a través de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo y la Fundación Unicaja, a la realización de este Congreso, cuyos objetivos se han planteado en el marco del Mediterráneo como espacio de cultura durante la Edad Moderna, como una contribución global sobre los métodos y procesosde investigación aplicados a las diferentes áreas de conocimiento, en donde el análisis de las fuentes documentales, el conocimiento de los promotores y de los artistas, el estudio de las técnicas y las obras materiales nos ha permitido interesantes aportaciones a un debate, siempre abierto, sobre la configuración de los diferentes lenguajes artísticos.

Rosario Camacho Martínez.